La Etapa de Educación Primaria comprende tres ciclos de una duración de dos años cada uno.

El objetivo principal de esta etapa es la consolidación de los aprendizajes y conocimientos que permiten crecer a nuestros alumnos, como personas capaces de integrarse en la sociedad a la que pertenecen, a partir de los valores y normas propios de ésta.

Consiguiendo, que sean competentes a partir de una formación común para así poder desarrollar las capacidades individuales de cada uno de ellos.

Para alcanzar estos objetivos, se hace un seguimiento cuidadoso del proceso de aprendizaje por parte del / la tutor / a, que es el máximo responsable del seguimiento, adaptación e integración del alumno.

El resto del equipo de maestros y especialistas colabora a lo largo de todo el proceso, permitiendo la mejora del nivel de especificidad de las diferentes áreas de conocimiento.

Si es necesario, también se potencian los recursos escolares y extraescolares que sean necesarias, a partir del contacto directo con las familias y facilitando la interacción con otros profesionales (EAP, especialistas externos, pruebas psicopedagógicas …).